Alfalfa, planta medicinal

La alfalfa es una planta que se cultiva en todo el mundo ya que se la usa como forraje para el ganado.  Su nombre científico es Medicago sativa y pertenece a la familia de las fabáceas.  La alfalfa además de tener cualidades nutricionales muy importantes por contener vitaminas, aminoácidos y sustancias minerales también tiene propiedades medicinales.  La hoja de la alfalfa es la que contiene los principios activos y por ende para fines medicinales.

Alfalfa

Las propiedades medicinales de la alfalfa son antiinflamatorias, vulnerarias, hemostáticas, tónico estomacal, diuréticas.  La alfalfa es eficaz para tratar afecciones como anemia, debilidad en ancianos y niños, anorexia, artrosis, artritis, ayuda a mejorar la digestión, acidez estomacal, gases, ulceras pépticas, reumatismo, gota, diabetes, edemas, celulitis, cálculos renales.  Además es beneficiosa para problemas hormonales, endometriosis, síntomas de la menopausia, evita la formación de coágulos, reduce el colesterol, gripe, resfriado, ayuda a detener las hemorragias nasales, hemorroides, cistitis, prostatitis, nefritis, picaduras de abeja y otros insectos. Hay varias formas de utilizar la alfalfa para  usos medicinales tanto en forma interna como externa.

Se puede realizar jugo de alfalfa con 40 gramos de hojas frescas y tiernas y combinarla con otros vegetales para que sean aun más potentes los resultados. Todos los días un vaso es la dosis más recomendada.  También se pueden comer brotes alfalfa en ensalada mezclado con otras verduras. Se puede preparar una infusión de esta planta 1 cucharadita de hojas secas por cada taza de agua hirviendo. Se lo debe dejar 10 minutos, luego se filtra y se puede beber hasta 2 tazas al día.  En forma externa se puede realizar un cataplasma con las semillas de la alfalfa que se mezcla con un poco de agua hasta formar una pasta y luego colocar sobre la zona afectada con una gasa.  No hay contraindicaciones importantes a al consumo de esta planta pero algunas personas pueden tener reacciones alérgicas a la misma. Consultar al médico antes de comenzar un tratamiento natural es fundamental para que sea exitoso.  La alfalfa es una planta no muy consumida por las personas pero vale la pena incluirla en la dieta porque tiene gran cantidad de nutrientes muy necesarios para mantenernos saludables.